UNA NUEVA PRIMAVERA ESPIRITUAL


«Si se promueve la lectio divina con eficacia, estoy convencido de que producirá una nueva primavera espiritual en la Iglesia… La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada por la oración permite ese íntimo diálogo en el que, a través de la lectura, se escucha a Dios que habla, y a través de la oración, se le responde con una confiada apertura del corazón… No hay que olvidar nunca que la Palabra de Dios es lámpara para nuestros pasos y luz en nuestro camino»

Benedicto XVI, 16 septiembre 2005

HISTORIA Y PASOS DE LA LECTIO DIVINA

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO





martes, 24 de marzo de 2015

Homilía de Papa Francisco en la Capilla de Casa de Santa Marta del Martes 24 de Marzo 2015: El Papa Francisco pidió que aceptemos el “estilo divino”

(RV).- Que la gracia que trae consigo la Semana Santa ayude a los cristianos a aceptar la ayuda que Dios nos da y también el modo con que lo ofrece, sin críticas ni objeciones. Es la enseñanza que el Papa Francisco ha ofrecido basándose en las lecturas litúrgicas del día, que explicó en su homilía de la Misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa de Santa Marta.
“Caprichos espirituales” ante Dios que de mil modos te ofrece la salvación. Sólo porque somos gente que no sabe aceptar “el estilo divino” y nos entristecemos y caemos en la “murmuración”. Es un error que hoy cometen tantos cristianos, así como la Biblia relata que sucedió en un tiempo con el pueblo hebreo salvado de la esclavitud.
El Santo Padre comenzó comentando el episodio propuesto en el Libro de los Números, en el que los hebreos se rebelan contra las fatigas de la fuga en el desierto, la comida “ligera” del maná, y comienzan  – dijo el Papa – “a criticar a Dios” y muchos de ellos terminan mordidos y muertos a causa de las serpientes venenosas. Sólo la oración de Moisés que intercede por ellos y levanta un bastón con una serpiente – símbolo de la Cruz sobre la que será clavado  Cristo – se convertirá, para quien lo mire, en salvación del veneno:
“También nosotros, entre los cristianos, cuántos, cuántos encontramos también nosotros, nos encontramos un poco envenenados por este descontento de la vida. Sí, verdaderamente, Dios es bueno, pero los cristianos sí, pero… Los cristianos sí, pero… Que no terminan de abrir el corazón a la salvación de Dios, siempre piden condiciones. ‘¡Sí, pero así!’. ‘Sí, sí, sí, yo quiero ser salvado, pero por este camino’...  Así el corazón se envenena”.
También nosotros, prosiguió Francisco, “tantas veces decimos que nos sentimos nauseados por el estilo divino. No aceptar el don de Dios con su estilo: ese es el pecado – subrayó el Papa – ese es el veneno. Eso nos envenena el alma, te quita la alegría, no te deja avanzar”. Y Jesús –  dijo –  resuelve este pecado subiendo al Calvario:
“Él mismo toma sobre sí el veneno, el pecado y es elevado. Esta tibieza del alma, este ser cristianos a medias, ‘cristianos sí, pero…’. Este entusiasmo al inicio en el camino del Señor y después volverse descontentos, sólo se cura mirando la Cruz, mirando a Dios que asume nuestros pecados: mi pecado está ahí”.
Aceptar el estilo divino de la salvación
Francisco concluyó diciendo: “Cuántos cristianos hoy mueren en el desierto de su tristeza, de su murmuración, de su no querer el estilo de Dios”:
“Miremos la serpiente, el veneno, allí, en el cuerpo de Cristo, el veneno de todos los pecados del mundo y pidamos la gracia de aceptar los momentos difíciles. De aceptar el estilo divino de la salvación, de aceptar también este alimento tan ligero del que se lamentaban los hebreos, de aceptar las cosas… De aceptar los caminos por los cuales el Señor me lleva adelante. Que esta Semana Santa – que comenzará el domingo – nos ayude a salir de esta tentación de ser ‘cristianos sí, pero…’”.

(María Fernanda Bernasconi - RV).