UNA NUEVA PRIMAVERA ESPIRITUAL


«Si se promueve la lectio divina con eficacia, estoy convencido de que producirá una nueva primavera espiritual en la Iglesia… La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada por la oración permite ese íntimo diálogo en el que, a través de la lectura, se escucha a Dios que habla, y a través de la oración, se le responde con una confiada apertura del corazón… No hay que olvidar nunca que la Palabra de Dios es lámpara para nuestros pasos y luz en nuestro camino»

Benedicto XVI, 16 septiembre 2005

HISTORIA Y PASOS DE LA LECTIO DIVINA

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO





miércoles, 12 de marzo de 2014

Al terminar cada día quisiera ofrecerte, Señor, las manos vacías.....


Al terminar cada día
quisiera ofrecerte, Señor, las manos vacías
después de haber repartido todo lo que soy y tengo
entre tanta gente con la que me he cruzado.

Quisiera haber dejado mi corazón repartido
entre todos los que sufren:
unos en el cuerpo; otros, pobres, en el alma.

Quisiera haber dejado mi palabra entre los sordos
que apenas si oyen hablar de ti.

Quisiera haber dejado mi mirada entre los ciegos
que no te ven en los pliegues de la vida.

Quisiera haber dejado mi amor a ti
entre los que no sienten amor ni compasión por nadie.

Quisiera haber dejado mis caricias a los duros,
a los que no se enternecen ante nada.

Quisiera haber transferido mi sangre a los heridos,
a los que lloran, a los que están hundidos.

Quisiera haberme quedado sin abrazos
de tantos como hubiera debido repartir.

Quisiera haber dejado hasta el aliento
en todos los que están como vencidos.

Quisiera terminar, Señor, mi día,
sin nada que ofrecerte, las manos ya vacías...

Así, de esta manera,
no tendrías, Jesús, otro remedio
que llenarlas tú mismo con tu amor
para empezar de nuevo, al otro día,
a darme y repartirme entre la gente.
... lo mismo que haces Tú.