UNA NUEVA PRIMAVERA ESPIRITUAL


«Si se promueve la lectio divina con eficacia, estoy convencido de que producirá una nueva primavera espiritual en la Iglesia… La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada por la oración permite ese íntimo diálogo en el que, a través de la lectura, se escucha a Dios que habla, y a través de la oración, se le responde con una confiada apertura del corazón… No hay que olvidar nunca que la Palabra de Dios es lámpara para nuestros pasos y luz en nuestro camino»

Benedicto XVI, 16 septiembre 2005

HISTORIA Y PASOS DE LA LECTIO DIVINA

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO





lunes, 16 de noviembre de 2015

ORACIÓN DE LOS PADRE POR LOS HIJOS.


Señor, Padre todopoderoso y misericordioso,
te damos gracias por habernos dado este hermoso regalo
que son nuestros hijos.
Ellos son una gran alegría para nosotros,
y por eso que las preocupaciones,
temores y fatigas
que nos cuestan,
las aceptamos con serenidad y confianza.
Ayúdanos, cada día, a amarlos sinceramente.
A través nuestro has hecho surgir el milagro de la vida.
Desde toda la eternidad
tú conocías a nuestros hijos y los amabas.
Danos sabiduría para guiarlos,
paciencia para instruirlos,
coherencia para
acostumbrarlos al bien
mediante nuestro ejemplo.
Que le podamos transmitir
una profunda Fe y un Amor sincero
hacia ti y la Virgen Santísima.
Fortalece y sana nuestro amor
para corregirlos con ternura y firmeza
y hacerlos cada vez más buenos y honestos.
Es tan difícil a veces comprenderlos
ser como ellos nos desean,
ayudarlos a hacer su camino.
Enséñanos tú Padre bueno
a ser "buenos Padres"
por los méritos de Jesús
tu Hijo y Señor nuestro y
de la Virgen María.

Amén