UNA NUEVA PRIMAVERA ESPIRITUAL


«Si se promueve la lectio divina con eficacia, estoy convencido de que producirá una nueva primavera espiritual en la Iglesia… La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada por la oración permite ese íntimo diálogo en el que, a través de la lectura, se escucha a Dios que habla, y a través de la oración, se le responde con una confiada apertura del corazón… No hay que olvidar nunca que la Palabra de Dios es lámpara para nuestros pasos y luz en nuestro camino»

Benedicto XVI, 16 septiembre 2005

HISTORIA Y PASOS DE LA LECTIO DIVINA

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO





viernes, 17 de marzo de 2017

El sentimiento de culpa

El sentimiento de culpa es uno de los tumores más peligroso y letal que pueda existir en el corazón (conciencia) y la mente humana.
La persona que se siente culpable sé autocastiga (a si misma) de diferentes maneras: sintiéndose indigna del amor misericordioso de Dios, no se siente bendecida sino maldecida y perseguida, induciendo enfermedades, trastornos y dolencias (sin causa física) en su cuerpo. Puede caer en angustia, ansiedad, obsesiones, pánico, depresión y sobre todo no se siente en comunión con Dios porque teme su "severo juicio".
Satanás aprovecha nuestros sentimientos de culpabilidad para separarnos de Dios, de la alegría de vivir y de la paz interior.
La humildad, la fe y la confianza en un Dios Misericordioso constituyen el arma más poderosa para expulsar cualquier forma de sentimiento de culpa. #DiosEsMisericordioso.

¡Bendito sea nuestro Señor Jesucristo, porque su Preciosa Sangre nos purifica y libera de toda culpa! #PoderDeLaSangreDeCristo