UNA NUEVA PRIMAVERA ESPIRITUAL


«Si se promueve la lectio divina con eficacia, estoy convencido de que producirá una nueva primavera espiritual en la Iglesia… La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada por la oración permite ese íntimo diálogo en el que, a través de la lectura, se escucha a Dios que habla, y a través de la oración, se le responde con una confiada apertura del corazón… No hay que olvidar nunca que la Palabra de Dios es lámpara para nuestros pasos y luz en nuestro camino»

Benedicto XVI, 16 septiembre 2005

HISTORIA Y PASOS DE LA LECTIO DIVINA

INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO





domingo, 13 de abril de 2014

Ángelus de Papa Francisco del Domingo 13 de Abril 2014: Pidamos al Señor que la Cruz, junto con la imagen de María, sea un signo de esperanza para todos

(RV).- (Con audio) Al final de la celebración, antes del rezo del Ángelus, el Papa dirigió un saludo especial a los 250 delegados – obispos, sacerdotes, religiosos y laicos – que participaron en el encuentro sobre las Jornadas Mundiales de la Juventud, organizado por el Consejo Pontificio para los Laicos. Así comienza – dijo Francisco – el camino de preparación para el próximo encuentro mundial, que se celebrará en julio de 2016, en Cracovia y su tema será: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia”.
Luego tuvo lugar la entrega de la Cruz de la JMJ por parte de los jóvenes brasileños a sus compañeros polacos. Una tradición esta del pasaje de la Cruz a la juventud instituida hace casi treinta años por el Papa Juan Pablo II, que pidió a los jóvenes que la llevaran por todo el mundo como signo del amor de Cristo por la humanidad.
Y dijo que el próximo 27 de abril “todos tendremos la alegría de celebrar la canonización de este Papa, junto con Juan XXIII. Juan Pablo II, que fue el iniciador de las Jornadas Mundiales de la Juventud, se convertirá en su gran patrono; en la comunión de los santos continuará siendo para los jóvenes del mundo, un padre y un amigo”.
“Pidamos al Señor que la Cruz, junto con la imagen de María, Salus Populi Romani – dijo Francisco mientras se producía el pasaje de la Cruz entre los jóvenes – sea un signo de esperanza para todos, revelando al mundo el amor invencible de Cristo”.
Luego, el Santo Padre saludó a todos los romanos y peregrinos. Un saludo particular lo dirigió a las delegaciones de Río de Janeiro y Cracovia, guiadas por sus arzobispos, los cardenales Orani João Tempesta y Stanislaw Dziwisz. 
Y en este contexto, Francisco anunció que el próximo 15 de agosto en Daejeon, en el curso de su viaje a la República de Corea, se reunirá con los jóvenes de Asia en su reunión más grande de Asia continental. 

Texto completo de la alocución del Papa antes de rezar el Ángelus:RealAudioMP3 Al final de esta Celebración, dirijo un saludo especial a los 250 delegados -obispos, sacerdotes, religiosos y laicos - que participaron al encuentro sobre las Jornadas Mundiales de la Juventud, organizado por el Consejo Pontificio para los Laicos. Comienza así el camino de preparación para el próximo encuentro mundial, que se celebrará en julio de 2016, en Cracovia y cuyo tema será: "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia" (Mt 5, 7).
Dentro de poco los jóvenes brasileños entregarán a los jóvenes polacos la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud. La asignación de la cruz a los jóvenes fue realizada hace treinta años por el beato Juan Pablo II: él les pidió que la llevaran en todo el mundo como signo del amor de Cristo por la humanidad.
El próximo 27 de abril todos tendremos la alegría de celebrar la canonización de este Papa, junto con Juan XXIII. Juan Pablo II, que fue el iniciador de las Jornadas Mundiales de la Juventud, se convertirá en su gran patrono; en la comunión de los santos seguirá siendo para los jóvenes del mundo, un padre y un amigo.
Pidamos al Señor que la Cruz, con el icono de María, Salus Populi Romani, sea signo de esperanza para todos revelando al mundo el amor invencible de Cristo

Tras el pasaje de la Cruz, el Papa dirigió sus saludos diciendo: ¡Saludo a todos los romanos y peregrinos! Saludo de modo particular a las delegaciones de Río de Janeiro y de Cracovia, guiadas por sus Arzobispos, los Cardenales Orani João Tempesta y Stanisław Dziwisz.
En este contexto tengo la alegría de anunciar que, con la ayuda de Dios, el próximo 15 de agosto en Daejeon, en la República de Corea, me encontraré con los jóvenes de Asia en su gran reunión continental.
Y ahora dirijámonos a la Virgen Madre, para que nos ayude a seguir siempre con fe el ejemplo de Jesús. 
(Traducción de Eduardo Rubió y María Fernanda Bernasconi – RV).